domingo, 4 de mayo de 2014

¿Merece la pena cambiar la pasta térmica a un ordenador portátil?

Introducción

Todo el mundo habla de hacer mantenimiento a los portátiles. El paso de los años y las horas de funcionamiento acaba por provocar dos cosas:

  • Solidificación de la pasta térmica
  • Obstrucción del disipador o heatpipe
Las consecuencias de esto son un aumento de las temperaturas y un ruido exagerado del ventilador. Si las temperaturas suben demasiado, la gráfica puede llegar a desoldarse de la placa y el procesador se puede quemar.

El contenido de esta entrada no explicará cómo llevar a cabo el mantenimiento. Hay mucho material acerca de eso en Internet. Aquí sólo discutiremos si merece la pena o no, ya que hay pocas comparativas del antes y del después.

Temperaturas antes de la limpieza

El portátil a operar es un Sony Vaio VPCF11D4E, con más o menos 4 años, al que se le había limpiado alguna limpieza interna, pero sin prestarle demasiada atención al disipador. Las temperaturas antes de la limpieza son las siguientes:


La temperatura media con un uso ligero (navegar por Internet) era de unos 60ºC. Cuando se aplica el test de stress de CPU, se puede apreciar cómo la temperatura de la tarjeta gráfica sube considerablemente. Hecho que se explica si tenemos en cuenta que el disipador es el mismo para la GPU y para la CPU.

Me atrevería a indicar que una gráfica de este estilo indica un problema con el disipador (el calor es transferido del chip al disipador, pero no es expulsado al exterior porque se encuentra obstruido).

Así que:
  • Abrimos el portátil
  • Sacamos y limpiamos el disipador
  • Retiramos la pasta térmica anterior (que se había convertido en cemento)
  • Sustituimos la pasta por una genérica
  • Montamos todo de nuevo 


Temperaturas después de la limpieza

 
  • Primer pico: Plugin de flash ejecutando el Candy Crush mientras se ve un video en youtube.
  • Segundo pico: Test de stress de CPU
  • Tercer pico: Team Fortress 2
  • Cuarto pico: Test de stress de CPU, pero tapando la salida del ventilador con la mano
Se puede apreciar que la temperatura en uso ligero es ahora de unos 45ºC. Hay casi 15ºC de diferencia. Bajo condiciones de carga también hemos conseguido
una reducción de 15ºC.


Conclusiones

Efectivamente, abrir el portátil, limpiarlo y cambiar la pasta térmica ha sido extremadamente beneficioso. Ahora es mucho más silencioso, y se puede jugar a algún juego sin temor.

Pero, ¿qué parte de la mejora corresponde a la pasta térmica y qué parte corresponde a la limpieza? Mi opinión es que cada factor contribuye en un 50%, y que la elección de marca de pasta térmica es bastante irrelevante. Usa la que tengas o la que te venda el de la tienda de informática.

Palabras clave: Laptop, pasta térmica, disipador, portátil, Sony Vaio, heatsink, laptop, thermal paste, mantenimiento, limpieza, comparativa, antes, después.