lunes, 31 de diciembre de 2007

Absorción acústica

Estos últimos días he tenido que realizar unas prácticas para una de las asignaturas de la carrera. Me refiero a las prácticas de acústica. Voy a hablaros de una cosa que se llama tiempo de reverberación.

Imaginaos una sala con una fuente puntual de sonido (una sala de conferencias, un auditorio, etc) y un oyente. El oyente recibe primero el sonido directo, y después recibe las reflexiones de este sonido en las paredes y demás superficies de la sala. Dependiendo de los materiales de la sala, y de si está llena o vacía de gente, las ondas de sonido se verán más absorbidas o menos absorbidas.

Grosso modo, el tiempo que tardan en ser inaudibles las ondas reflejadas se llama tiempo de reverberación. Es un parámetro muy importante en la acústica de salas, y según la aplicación que se le quiera dar, se buscará un tiempo de reverberación u otro. Por ejemplo: Para la música, interesa un tiempo de reverberación de 1,2-2 segundos, puesto que se consigue un realce del sonido. Sin embargo, para la palabra se requieren tiempos de reverberación menores, ya que podría verse difucultado el entendimiento del orador.

sencillo, ¿verdad? Compliquémoslo un poco más.

Cuando hablamos de sonido, sabemos que existe todo un espectro de frecuencias audibles (de 20 a 20000 Hz, en el caso de la audición humana). Pues bien, no todos los materiales absorben la misma cantidad de sonido en todas las frecuencias. Existe un perfil de absorción característico para cada material. Por ejemplo: el corcho absorbe mucha más energía sonora en las altas frecuencias que en las bajas.
Sin embargo, es especialmente interesante el efecto de la absorción cuando consideramos lo que absorbe una persona ;) ¿Nunca se os ha caído algo en un concierto y os habéis agachado a recogerlo? Si os ha pasado, habréis comprobado que la intensidad del sonido se reduce muchísimo! Eso se debe a que toda esa gente que tenéis delante está absorbiendo todo el sonido. Y además, habréis comprobado cómo los graves se absorben menos que los agudos.

Esto se puede ver muy bien en la siguiente gráfica:


En efecto, la absorción de los agudos es mucho mayor que la de los graves ;)

Y ya por curiosidad, voy a poneros los diferentes coeficientes de absorción para una persona en diversas situaciones, ya que es un dato que no se encuentra de forma sencilla en internet:


125 Hz
250 Hz
500 Hz
1000 Hz
2000 Hz 5000 Hz
Persona en un sillón 0,200 0,300 0,360 0,440 0,500 0,550
Persona en una silla 0,100 0,150 0,032 0,420 0,550 0,550
Persona en pie 0,150 0,250 0,350 0,045 0,550 0,550